La Campaña

De la Rula es una campaña para el fomento de la Cultura Marinera local y del consumo de pescado capturado con artes sostenibles por las cofradías del oriente de Asturias.

Impulsada por el Programa de Desarrollo Pesquero la Zona de Acción Costera del Consorcio para el Desarrollo Rural del Oriente de Asturias, incide directamente en promoción de la actividad de las tres cofradías adscritas a esta comarca que son las de Bustio, en el municipio de Ribadedeva, Llanes y Ribadesella. 

Municipios del Oriente de gran tradición marinera, que en las últimas décadas han visto diezmada su flota pesquera artesanal por diversos factores externos e internos, que cuentan con cofradías marineras empeñadas en adaptarse a los nuevos escenarios del mercado en el que nos encontramos.

Pequeñas flotas de bajura artesanales, que utilizan artes de pesca sostenible en caladeros próximos a nuestras costas a donde salen a faenar diariamente desde los puertos de Bustio, Llanes y Ribadesella.

La renovación generacional aunque muy paulatinamente, ha llegado a nuestras cofradías rejuveneciendo la marinería y nuestras atractivas rulas, tras las convenientes reformas, no solo son un mercado de pescado de indudable interés, sino que están en disposición de convertirse en un atractivo cultural y turístico de primer orden.

Redes en el puerto
La Campaña

Aprender a valorar el pescado local capturado en la costa oriental asturiana, al abrigo del Cachuchu, declarado primera Reserva Marina del Estado Español y auténtico semillero de nuestros preciados pescados y mariscos.

Conocer las artes de pesca sostenible que practican nuestros profesionales, manteniendo el legado de los viejos patrones del lugar, abundando en la calidad del género y ayudando a la conservación de las especies.

Descubrir el placer de degustar nuestros frutos del mar al compás del reloj vital representado en la temporalidad de cada una de las especies.

Facilitar el consumo de estos preciados tesoros gastronómicos a consumidores locales y visitantes a través de la distinción de los establecimientos hosteleros que ofrecen, con garantías, este tipo de productos.

Reconocer el valor e importancia de la Cultura Marinera en estas villas, como un recurso turístico y patrimonial de primer orden que precisa de todo nuestro mimo y nuestro aprecio como un valor diferencial que no puede quedar relegado a lo anecdótico.