Nuestra Sra. de Guía (Ribadesella)

El verano de Ribadesella comienza con las fiestas de la Virgen de Guía que organiza la Cofradía de Pescadores puesto que es la patrona de los mismos.

Se trata de una fiesta muy concurrida, con una gran fuerza y muy querida por la población y por muchos de los asiduos visitantes en la époc estiva. Puede decirse que Ribadesella vibra con este acto festivo.

El festejo principal se desarrolla la primera semana de julio pero ya en los días precedentes se organizan diversos actos preparativos de la misma. Por ejemplo una romería espicha para los socios que concluye con una gran marmitada.

Luego se celebra con una novena en la capilla de la Virgen que domina la entrada al puerto riosellano. El sábado anterior al de la fiesta grande, a las diez de la noche, los marineros bajan a hombros la imagen de la Virgen por la ladera del monte Corveru hasta la iglesia acompañada de la banda de gaitas, de la danza de arcos y de cada vez más figurantes vestidos de marineros y rederas, así como del público en genera, dando pie a de una procesión que vive con intensidad y emoción este momento que solo se produce una vez al año. Al día siguiente misa solemne y procesión marítima antes de que la imagen regrese de nuevo a su capilla en la que velará por los marineros durante todo el año.

El lunes continúa el festejo con una misa cantada en la capilla y diversos actos para niños y jubilados principalmente. Se trata, sobre todo, de resaltar la actividad marinera pero lo cierto es que esta es una de las fiestas más destacadas de la localidad, de las que más gustan por ser tradicional y estar vinculada al que era la principal actividad del municipio: la pesca y el transporte marítimo. Hoy día sirve también como recordatorio de la importancia que tiene la cultura marinera. Y, desde luego, cuenta con una participación masiva de riosellanos y visitantes.

Nuestra Sra. de Guía (Ribadesella)