Las artes sostenibles

Entendemos como tales aquellas artes de pesca artesanal de bajuna y no masiva, que además de garantizar la sostenibilidad de las especies nos procuran un producto de alta calidad frescura.
Son estas artes las principales con las que faena nuestra flota oriental asturiana. Son estas las que nos ofrecen las mayores garantías como consumidores concienciados.

De red

El tresmallu y el miñu

El tresmallu y el miñu

Es una red fija de metro y medio de altura aproximadamente que se usa cerca de la costa que, como su propio nombre indica, tiene tres mallas. La del medio es más tupida que las dos exteriores. Se usa fundamentalmente para la pesca de peces de roca y marisco, como langosta, bogavantes, centollos y bueis de mar. El miñu tiene la malla un poco más grande y se usa un poco más lejos de la costa.

El cerco

El cerco

Este arte de pesca consta de una red que se usa rodeando grandes bancos de bancos de peces.La red se larga contra el aire y una vez que está en el agua, se rodea el banco de peces y se cierra por debajo por medio de una cuerda o jareta, impidiendo que éstos puedan escapar. Usada principalmente en la pesca de la sardina y el bocarte, especies que se desplazan cerca de la costa y con una gran movilidad.

El abareque

El abareque

El aparejo está formado entre tres y cinco piezas de red de unos 100 metros cada una. Se larga de manera rectilínea, siendo utilizada principalmente para la pesca de la sardina entre los meses de mayo y octubre por pequeñas embarcaciones. Arte pasiva que no llega a tener contacto con el fondo marino ya que la red queda suspendida por la relinga de corchos o por unas bollas de cala.

De línea

La cacea

La cacea

Este artes de pesca se realiza con línesas de anzuelos. La pesca se realiza con el barco en marcha. Del barco emergen dos cañas grandes (varas de eucalipto) de las que salen las líneas hacia atrás. Otras lo hacen de los costados de la lancha.

En la pesca a la cacea se suelen utilizar cebos artificiales, coloridos, y articulados, con el fin de que sean muy atractivos para los peces, ya que al ser una técnica de pesca de arrastre se busca que este cebo artificial simule a la perfección la manera de nadar de un pequeño pez, que en realidad es un anzuelo en el extremo del hilo de pescar.

Este arte de pesca se usa fundamentalmente en la pesca del bonito, del atún y de la lubina. Los atunes siguen la estela de los cebos camuflados y voraces muerden el anzuelo. Son izados a bordo a mano o con la ayuda de carrete.

Años atrás, la llegada a puerto de los boniteros solía considerarse un importante acontecimiento, ya que la costera del bonito constituía la principal fuente de ingresos para la mayoría de los pueblos pesqueros.

La chinchorra

La chinchorra

Este arte consta de una línea de la que cuelga una plomada de hasta 3 kg. y de 20 a 25 anzuelos empatados con hilos de colores, que resultan llamativos al pescado. Se usa fundamentalmente para la pesca de la xarda (caballa). Antigualmente se pescaba a mano (a pulso), hoy se hace con carretes hidráulicos.

Otras artes

Las nasas

Las nasas

Este arte que se usa para la pesca de crustáceos y pulpos. Son cestas diseñadas de tal manera que el pescado puede entrar, pero no logra salir. Dentro de las mismas se pone un cebo que atraiga la pesca.

El procedimiento consiste en que se sumergen las nasas a fondo, con un cabo que sirve de madre en la superficie del mar cebadas con cualquier tipo de carnada de pez, aunque también se utilizan vísceras de animales (hígado, corazón, pulmón).

Por norma general, las nasas se arrían dos veces al día para sacar las posibles capturas.